LOS MISTERIOSOS PLANETAS

LA SUPER NASA

La vida puede haber evolucionado en al menos tres planetas en un sistema solar recientemente descubierto y que se encuentra a tan solo 39 años luz de la Tierra, ha anunciado este miércoles la NASA en una rueda de prensa convocada de manera repentina. Los científicos han descubierto al menos siete planetas del tamaño de la Tierra que orbitan alrededor de la estrella enana fría conocida como TRAPPIST-1. Los seis planetas interiores se encuentran en una zona templada donde las temperaturas de la superficie varían de cero a 100 grados Celsius. Se cree que al menos tres de estos mundos podrían contar con océanos, lo que aumenta la probabilidad de albergar vida. "El descubrimiento de múltiples planetas rocosos con temperaturas de superficie que permiten la presencia de agua líquida hacen de este sorprendente sistema un futuro objetivo en la búsqueda de vida", declaró el astrónomo británico Chris Copperwheat.

Por su parte, el administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen, ha afirmado que el descubrimiento podría significar que "el hallazgo de una segunda Tierra no es una cuestión de 'si', sino de 'cuando'". Debido a que el sistema está tan cerca de la Tierra, los astrónomos pueden estudiar las atmósferas de los planetas con relativa facilidad, lo que podría revelar una asombrosa diversidad de mundos cubiertos de rocas o de hielo. Ningún otro sistema estelar conocido contiene un número tan grande de planetas del tamaño de la Tierra y probablemente rocosos, señalan los científicos.

Para ello, el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA midió durante 21 días la caída de la luz a medida que cada planeta pasaba delante de la estrella. Spitzer fue capaz de identificar un total de siete mundos rocosos, incluyendo tres en la zona habitable donde la vida es posible. El estudio estableció el tamaño de los planetas, distancia de su sol y, para algunos de ellos, su masa aproximada y densidad. También estableció que algunos, si no todos, estos planetas están bloqueados, lo que significa que una cara del planeta permanentemente se enfrenta a su sol.>

Fueron pintados de la siguiente manera: TRAPPIST-1b, más cercano a la estrella, fue modelado en la luna de Júpiter Io, que tiene características volcánicas debido a fuertes remolcadores gravitacionales. TRAPPIST-1c se muestra como un mundo rocoso, cálido con una pequeña capa de hielo en el lado que nunca se enfrenta a la estrella. TRAPPIST-1d es rocoso y tiene agua solamente en una banda delgada a lo largo del terminador, dividiendo el lado del día y el lado de la noche.

TRAPPIST-1e y TRAPPIST-1f se muestran cubiertos de agua, pero con capas de hielo progresivamente mayores en el lado de noche. TRAPPIST-1g es retratado con una atmósfera como la de Neptuno, aunque sigue siendo un mundo rocoso. El planeta más lejano, TRAPPIST-1h, se muestra cubierto de hielo, similar a la luna helada Europa de Júpiter.

Las estrellas de fondo son lo que se vería si el observador estuviera en el sistema TRAPPIST-1. Orión pasa detrás de los planetas, reconocible pero distorsionada de lo que estamos familiarizados, además de Tauro y Pléyades.

Uno de los mundos más sugestivos puede ser Trappist-1f. Debido a que se piensa que este planeta está cerrado a su estrella, es decir, que la misma cara del planeta está siempre apuntando a la estrella, habría una región llamada el terminador que divide perpetuamente día y noche. Si el lado de la noche es helado, el lado del día podría dar lugar a agua líquida en la zona donde suficiente luz de su estrella alcanza la superficie.

Una de las características inusuales de los planetas de TRAPPIST1 es lo cerca que están unos de otros. Están tan cerca que otros planetas podrían ser visibles en el cielo desde la superficie de cada uno

En la vista, los planetas en el cielo corresponden a TRAPPIST-1e (media luna izquierda superior), d (media luna media) y c (punto brillante a la parte inferior derecha de las crescentes). TRAPPIST-1e aparecería aproximadamente del mismo tamaño que la luna y TRAPPIST-1c está en el lado lejano de la estrella. La estrella en sí, una enana ultra-fría, aparecería aproximadamente tres veces más grande que nuestro propio sol en los cielos de la Tierra.

Como las sondas son muy pequeñas comparadas con la inmensidad del espacio interestelar, la probabilidad de que una civilización que viaja por el espacio se encontrase con ellas es muy pequeña, sobre todo porque las sondas con el tiempo dejarán de emitir cualquier tipo de radiación electromagnética. Si alguna vez se encontrase una especie extraterrestre, lo más probable es que sea en el momento en que pase por la estrella más cercana en la trayectoria de la Voyager 1, la que alcanzará dentro de 40 000 años. Carl Sagan dijo que "la nave espacial, y el registro, solo serán encontradas si existen otras civilizaciones capaces de viajar en el espacio interestelar. Pero el lanzamiento de esta botella dentro del océano cósmico dice algo muy esperanzador sobre la vida en este planeta". Así, el registro es más visto como una cápsula del tiempo o como algo simbólico en lugar de un serio intento de comunicarse con la vida extraterrestre.(Disco de oro de las Voyager)

Los Discos de oro también contienen una grabación de una hora de duración con las ondas cerebrales de Ann Druyan, quién luego sería la esposa de Carl Sagan. En el Epílogo del libro Miles de millones, Druyan describe la experiencia. Hace algunos años se divulgó una serie de 116 imágenes que la NASA adjuntó en el Disco de Oro que viaja a bordo de las sondas espaciales “Voyager” desde el año 1977. Si alguna especie extraterrestre provista de inteligencia llega a interceptar cualquiera de las naves, y suponiendo que haya desarrollado un sentido de la visión y que pueda decodificar las instrucciones proporcionadas, tendrá a su disposición 116 registros gráficos, sonidos y otras cosas más sobre nuestra especie y la forma en que la vida ha evolucionado en este planeta. El equipo científico dedicado al estudio de las ondas de plasma revisó sus datos y descubrió un conjunto previo y más tenue de oscilaciones en octubre y noviembre del año 2012. A través de la extrapolación de las densidades de plasma medidas en ambos eventos, el equipo determinó que Voyager 1 ingresó por primera vez en el espacio interestelar en agosto de 2012. "Literalmente, saltamos de nuestros asientos cuando vimos estas oscilaciones en nuestros datos; ellas nos mostraron que la nave espacial estaba en una región completamente nueva, que se puede comparar con lo que se esperaba en el espacio interestelar, y totalmente diferente de la burbuja solar", dijo Gurnett. "Quedó claro que habíamos atravesado la heliopausa, que es la frontera entre el plasma solar y el plasma interestelar, sobre la cual hemos hecho muchas hipótesis durante largo tiempo".

El tipo espectral estelar, conocido también como Clasificación espectral de Harvard, ya que lo comenzó a esbozar Edward Charles Pickering de la Universidad de Harvard en el año 1890, y que perfeccionó Annie Jump Cannon de la misma universidad en 1901, es la clasificación estelar más utilizada en astronomía. Las diferentes clases se enumeran de las más cálidas a frías. Son las siguientes:

Aquí les voy a mostrar los tipos espectrales de las estrellas. (En el vídeo)

Fue, tan solo necesario un "simple" meteorito para que se extinguieran, todos los seres vivos hace 65 millones de años.Los científicos planifican perforar en un cráter en donde permanecen los restos de un asteroide asesino que cayó frente a la península de Yucatán, en México. El cráter de Chicxulub es el lugar donde un asteroide chocó hace 66 millones de años y mató a los dinosaurios y a la mayor parte de la vida en el planeta. Los científicos esperan que al perforar en los sedimentos del cráter, puedan aprender cómo la vida se recuperó luego del devastador impacto. "Podrías asumir que en la zona cero de este impacto estamos tratando con un océano estéril y que, a lo largo del tiempo, se renovó a sí mismo. Podríamos aprender algo para el futuro", le dijo a CNN el profesor de investigación Sean Gulick, de University of Texas Institute for Geophysics.

"Tenemos algunas hipótesis de lo que encontraremos", dijo Gulick. "Esperamos ver inicialmente un período donde no hay vida y luego que la vida regrese y se haga más diversa a través del tiempo". El esfuerzo de perforación viene después de que se publicó un nuevo análisis de los datos de perforación comercial que se dio a conocer, y muestra cómo el impacto de un asteroide de unos 10 kilómetros de ancho cambió la fisiología del Golfo de México. El asteroide desplazó 48.000 millas cúbicas de sedimento, suficiente material como para llenar casi 17 veces el Lago Superior. El impacto causó terremotos que aflojaron el sedimento y tsunamis que trajeron restos de lugares como Texas y Florida, descargando millones de toneladas de escombros dentro del golfo, según los científicos. Este movimiento de los sedimentos se extendió cientos de millas y cubrieron Yucatán y la Cuenca del Caribe con piedras, arena, grava, incluso cantos rodados, según los hallazgos publicados en la revista Journal of Geophysical Research: Solid Earth, el 5 de febrero. El impacto de Chicxulub fue increíblemente poderoso. Los científicos creen que puede haber sido mil millones de veces más fuerte que la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima. En el impacto, el asteroide provocó un efecto dominó de desastres naturales y cubrió el planeta con una gruesa capa de polvo y sedimento. Una teoría popular es que los escombros, los potentes tsunamis y los terremotos masivos a partir del impacto de Chicxulub mataron a algunas de las más grandes bestias que alguna vez vagaron en nuestro planeta, los dinosaurios gigantes y los grandes reptiles marinos. Estos desechos, llamados el límite K/T, se pueden encontrar en todo el mundo. Es importante porque esto marca un punto en la línea de tiempo de la Tierra en el que ocurrió la extinción masiva Los científicos han estado estudiando estos desechos alrededor del mundo, pero nunca fueron capaces de obtener acceso al Golfo de México debido a la perforación comercial que se daba en la región. Los científicos descubrieron que el depósito masivo de sedimentos se estableció en cuestión de días o semanas, le dijo a CNN Jason Ford, autor principal y geólogo de exploración para Chevron, quien antes estaba en University of Texas Institute for Geophysics. Según Sanford, antes del impacto, el Golfo de México era más grande. Los impactos de asteroides cambian predominantemente la superficie de otros planetas, dijo Gulick. "Ciertos eventos pueden tener efectos duraderos en la morfología de nuestro planeta, en las capas estratigráficas y, por supuesto, en la vida", dijo. El comprender lo que sucedió durante el impacto de Chicxulub puede ayudar a los investigadores a pronosticar lo que podría pasar en el futuro si otro inmenso asteroide colisiona con nuestro planeta. "Sabemos bastante bien lo que sucedería si otro asteroide de este tamaño nos golpeara el día de hoy –no sería bueno– pero nuestro trabajo contribuye a un cuerpo de trabajo mayor que está dedicado a entender los muchos procesos geológicos y ecológicos que suceden cuando ocurren eventos de tal magnitud", dijo Sanford. Actualmente, la NASA cuenta con un equipo de científicos que están persiguiendo asteroides potencialmente mortales. Se han descubierto más de 12.000 "objetos cercanos a la tierra" y unos 1.500 podrían cruzar la trayectoria de la Tierra y son potencialmente peligrosos, según Jason Kessler, director del Grand Challenge de la NASA, quien le habló a CNN en junio de 2015. Afortunadamente, los datos sugieren que nada está amenazando a la Tierra en este momento y que podríamos estar un poco más cerca de entender el futuro de nuestro planeta en lo que respecta a las colisiones potenciales de asteroides.